viernes, 25 de enero de 2013

El Hobbit. La película



UN VIAJE INESPERADO

Un mes después del estreno he podido ver la película de Peter Jackson, “El Hobbit. Un viaje inesperado” basada en la novela homónima de Tolkien.

La versión cinematográfica, como podemos comprobar con el prólogo inicial, no sigue al pie de la letra el libro. Difiere en la forma de contar las aventuras de Bilbo, Gandalf y la compañía de enanos de Thorin Escudo de Roble. Aunque los hechos son los mismos, la charla con Gandalf, la cena con los enanos, el encuentro con los trolls, la llegada a Rivendel… Peter Jackson le da a la historia un aire más adulto, menos infantil que el que originalmente tiene el cuento de "El Hobbit". Además, en el film aparecen personajes que no intervienen en el texto original, como Frodo, Galadriel, Saruman o Radagast.

  
La película empieza con un Bilbo Bolsón anciano, escribiendo sus memorias, la víspera de la fiesta de su centésimo décimo primer cumpleaños, justamente el momento en que empieza la primera entrega de “El Señor de los Anillos”. Durante los primeros 20 minutos, en una especie de prólogo de la película, nos cuenta como era, Erebor, el Reino de la Montaña Solitaria y la vida en la Ciudad de Valle, ciudad de los hombres que prosperaba junto al rico reino de los enanos, hasta el día en que Smaug llega para destruirlo todo, apoderarse del tesoro y obligar a los enanos a la diáspora. En esta breve introducción, también se muestra el porque los enanos están resentidos con los elfos, puesto que su Rey les presta ninguna ayuda contra el dragón.

  
Una curiosidad que pude observar es que Smaug aparece siempre de refilón. Podemos ver una pata, la cola, una bola de fuego, pero nunca lo vemos completo, ni tampoco su rostro. Es de suponer que Jackson estará reservando la aparición del dragón, como gancho para la próxima entrega. Sólo al final de la película, podremos ver uno de sus ojos enterrado bajo una montaña de oro, como preludio de lo que nos espera en la segunda parte de “El Hobbit”.

Después de este prólogo es cuando empieza la historia en sí. Como todos sabréis ya, Bilbo es contratado por los enanos como saqueador, aconsejados por Gandalf, para que les ayude a recuperar el reino que les arrebató el dragón. Esta es una gran diferencia con el libro, pues que en este, el objetivo de los enanos es recuperar el tesoro o al menos una parte, no recuperar el reino, ya que ven imposible poder matar al dragón. Además, los enanos se muestran miedosos y poco inclinados a pelear con nadie, todo lo contrario que en la película, donde revelan un gran valor y deseos de recuperar su hogar.


Jackson incorpora un personaje, que no aparece en el cuento original, ni en ninguna de las obras de Tolkien. Azog “El Profanador”, rey de los orcos de Moria, que asesina a Thráin, rey de los enanos y padre de Thorin Escudo de Roble, cuando estos intentan reconquistar el reino de Moria. Al intentar vengar la muerte de su padre, Thorin le amputa un brazo a Azog. Cuando Gandalf cuenta este hecho, descubrimos porque Thorin recibe su sobrenombre. Por ello ambos personajes se odian a muerte y es por este motivo que el orco se pasa gran parte de la película persiguiendo a los enanos.


Tampoco podemos olvidar el encuentro entre Bilbo y Gollum, y el hallazgo del Anillo. El duelo de adivinanzas, como Bilbo vence a la mezquina criatura y al final le perdona la vida, a pesar de Gollum intenta asesinarle, porque cree que le ha robado el Anillo.


Para terminar diré que para ver la película hay que olvidarse del libro, porque cambian muchas cosas, pero eso la hace más interesante, porque hay situaciones nuevas e inesperadas y como ya he dicho anteriormente, hace que el relato sea menos infantil. Lo mejor que se puede decir de esta película es que es muy entretenida y que te sumerge de nuevo en la Tierra Media, mostrándonos los hermosos paisajes de Nueva Zelanda, donde se rodó la película y que estoy seguro, estaban en la imaginación de Tolkien.